En este momento estás viendo Presoterapia: el tratamiento estético que previene la celulitis

Presoterapia: el tratamiento estético que previene la celulitis

La presoterapia es un tratamiento corporal de la medicina estética que, entre otros beneficios, consigue aligerar la sensación de piernas cansadas y previene, además, la celulitis.

LA CEL·LULITIS:

La celulitis es un problema muy frecuente, que afecta aproximadamente al 85% de las mujeres en mayor o menor medida y que se caracteriza por un trastorno local del metabolismo del tejido subcutáneo que ocasiona una alteración en la forma de la mujer.

En la consulta de medicina estética la celulitis genera numerosas consultas. En este artículo se ofrece información para poder afrontar las más frecuentes.

El término «celulitis» fue empleado por primera vez por Alquier y Paviot en el año 1920 para definir una alteración en la estética de la superficie cutánea que ocurre principalmente en mujeres en la región pélvica, los muslos y el abdomen, y que se caracteriza por una apariencia de «piel de naranja». Desde entonces se han venido utilizando otros términos más descriptivos, entre los que destacan: lipoesclerosis nodular, paniculopatía edematofibroesclerótica o lipodistrofia ginecoide (LG).

Es común la falsa creencia de que la celulitis es lo mismo que la obesidad, pero en realidad, mientras que en la obesidad sólo se observa una hipertrofia e hiperplasia de las células grasas (adipocitos), en la LG aparecen distintas alteraciones, no sólo de los adipocitos, sino también de la estructura de la dermis y de la microcirculación.

Etiopatogénesis

Entre los sustratos fisiopatológicos de la celulitis se han descrito la hiperpolimerización del tejido conectivo, la alteración primaria del tejido graso y las alteraciones de la microcirculación sanguínea. Asmismo, se ha objetivado un aumento de la concentración de proteínas en el líquido intersticial y un aumento de la presión en éste.

La etiología de la celulitis se considera multifactorial, con intervención de los siguientes factores:

Factores hormonales

Los estrógenos femeninos desempeñan un papel predisponente o agravante en la etiopatogenia de la celulitis y son especialmente importantes durante la adolescencia. Los estrógenos estimulan la proliferación de los fibroblastos e incrementan la actividad de los adipocitos, lo que da lugar a la formación de nódulos celulíticos. La implicación de los estrógenos se puede comprobar por:

  • La presencia de celulitis en la mayoría de las mujeres.
  • El inicio después de la pubertad.
  • El empeoramiento de la enfermedad por el embarazo, la menopausia o la terapia con estrógenos.
  • Otras hormonas como la insulina, las catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) y las hormonas tiroideas también participan en la fisiopatología de la celulitis.

Factores genéticos

Los principales factores de carácter genético relacionados con la etiología de la celulitis son:

  • ­Sexo. La celulitis, en su patrón clásico, es casi exclusiva de mujeres. La aparición en el hombre es escasa: sólo alcanza el 5%.
  • Raza. Las mujeres de raza blanca tienden a tener más lipodistrofia ginecoide que las asiáticas o las negras.
  • Biotipo. Las mujeres latinas desarrollan más LG en las nalgas, mientras que las anglosajonas y nórdicas lo hacen más en el abdomen.
  • Número, disposición y sensibilidad de los receptores hormonales sobre las células afectas
  • Predisposición para desarrollar angiopatía periférica.

Factores dietéticos

Las dietas hipercalóricas favorecen la síntesis y el almacenamiento de grasas en el tejido adiposo, que a su vez predisponen al agravamiento del proceso celulítico. Una dieta pobre en fibra puede ocasionar estreñimiento, que inducirá un aumento de la resistencia venosa en las extremidades inferiores y, en consecuencia, un incremento de la permeabilidad capilar y una mayor retención de líquidos y formación de edema. El exceso de sal también incrementa la retención de líquidos.

Factores higiénicos

La vida sedentaria y la falta de ejercicio físico también contribuye a la agravación de la LG. Se produce una disminución de la masa muscular, con el consiguiente incremento de masa grasa. Los hábitos posturales como el estar mucho tiempo en una misma posición o el cruzar las piernas favorecen la estasis sanguínea. El uso de ropas muy ajustadas también dificulta el retorno venoso. Asimismo, el hábito tabáquico produce alteraciones de la microcirculación y el abuso de alcohol favorece la lipogénesis.

Factores psicológicos

El estrés y la ansiedad conllevan a un incremento de las catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) que en altas concentraciones favorecen la formación de grasa.

¿En qué consiste?

La presoterapia es un tratamiento estético muy popular que consiste en un sistema de compresión controlado por médicos especialistas. Se lleva a cabo cubriendo, generalmente, glúteos y piernas en una especie de botas enormes, en las que un compresor echa aire.

El resultado es una presión positiva que va de menos a más. Es decir, el traje cuenta con unas cámaras de aire que aplican presión y realizan un masaje neumático. Esas cámaras se inflan y desinflan de forma continua, lo que ejerce un efecto de bombeo sobre los vasos linfáticos y el sistema circulatorio.

Esta técnica estimula el drenaje linfático y puede trabajarse con diferentes programas. Según las características físicas y las necesidades concretas de cada paciente, el tratamiento será de una u otra forma. 

Por ejemplo, al principio, se puede trabajar todo el cuerpo y después activar únicamente aquellas zonas con mayor tendencia a la retención de líquidos. Además de sus beneficios estéticos, esta técnica ofrece ventajas que repercuten en el estado de salud general.

¿Para quién está indicado?

Este tratamiento es muy beneficioso durante todo el año y es una técnica no invasiva que ayuda, además, a personas con tendencia a retener líquidos y a pacientes con problemas circulatorios.

La presoterapia ayuda a tratar problemas médicos o preocupaciones estéticas como la retención de líquidos, las piernas cansadas, la grasa localizada, la celulitis, lesiones vasculares, edemas y linfoedemas.

¿Es un tratamiento doloroso?

El tratamiento corporal de presoterapia debe su popularidad a sus beneficios y a su versatilidad, porque ofrece soluciones a diferentes problemas, tanto de salud como estéticos. Además, las sesiones suelen ser cortas, aproximadamente de unos 30 minutos, y son mínimamente invasivas.

De hecho, es un tratamiento relajante y placentero para el paciente, que en muchas ocasiones lo considera la mejor alternativa no quirúrgica a realizarse una liposucción. 

Beneficios de la presoterapia

Este tratamiento corporal de bienestar mejora la calidad de vida de las personas y, a su vez, ayuda a estimular la circulación sanguínea y el sistema linfático.

Al realizar este tratamiento también se consiguen otros beneficios para el organismo, como:

  • Favorecer la firmeza y tonificación de la piel.
  • Perfilar y moldear el cuerpo.
  • Aumentar la regeneración celular y la oxigenación del cuerpo.
  • Mejorar la piel de naranja y combatir la celulitis.
  • Acelerar el proceso de eliminación de toxinas.
  • Reducir la retención de líquidos.
  • Activar el sistema linfático.
  • Estimular la circulación sanguínea.
  • Combatir la hipertensión arterial.
  • Prevenir la aparición de varices.
  • Aliviar el cansancio y la pesadez en las extremidades.
  • Eliminar edemas y linfoedemas.
  • Reforzar el sistema muscular.
  • Aliviar el estrés.
  • Aliviar la flatulencia abdominal.
  • Aumentar las defensas del organismo.

Resultados inmediatos

Los efectos de la presoterapia son visibles casi de inmediato. Después de la primera sesión, la piel muestra una apariencia más lisa y suave y menos edematizada. Además, se experimenta un alivio casi inmediato de la sensación de piernas cansadas.

Aunque no existe un número mínimo de sesiones, los expertos, por lo general, recomiendan realizar de una a dos sesiones por semana. Y se aconsejan en torno a las diez sesiones para lograr todos los beneficios deseados. A partir de este número de sesiones, los resultados son más significativos, sobre todo en cuanto a la reducción de celulitis o flacidez de la piel.

Además, la presoterapia puede complementar la recuperación de cirugías de liposucción corporal y se puede combinar, además, con otros tratamientos corporales, como la mesoterapia, la radiofrecuencia o ultrasonidos. Así, se consiguen resultados aún más satisfactorios y se potencian los beneficios de estos tratamientos.

Dr. Isidre Martí
Clínica estètica Grup Atlàntida

Deja una respuesta

GESTIÓ SANITÀRIA E.G. 92, S.L. como responsable del tratamiento tratará tus datos con la finalidad de gestionar tu suscripción y participación a nuestro blog informativo. Puedes acceder, rectificar y suprimir tus datos, así como ejercer otros derechos consultando la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra Política de privacidad.